Inicio RELIGION RELIGIÓN El papa Francisco dice la palabra rohinyá en Bangladesh y pide...

RELIGIÓN El papa Francisco dice la palabra rohinyá en Bangladesh y pide perdón por la «indiferencia del mundo»

1231
0
Compartir
(Cortesia de  CNN)

(CNN) – El papa Francisco dijo que «la presencia de Dios hoy también se llama rohinyá», durante una reunión con un grupo de familias refugiadas rohinyá en Dhaka, Bangladesh, este viernes.

Es la primera vez que el pontífice usa la palabra rohinyá durante su viaje a Myanmar y Bangladesh.

La palabra es controvertida porque los funcionarios de Myanmar no reconocen la existencia de los rohinyás, sino que se refieren a ellos como inmigrantes ilegales de Bangladesh.

LEE: El papa Francisco no nombró a los rohinyás durante su discurso en Myanmar

No usó el término en público a principios de la semana en Myanmar, para consternación de los defensores de los rohinyás, cuyas historias sobre cómo han ecapado de la violencia en el país han provocado la condena internacional.

En Bangladesh, el papa se encontró con un grupo de refugiados rohinyás uno a uno, dándoles bendiciones y escuchando las historias de otros.

Más de 620.000 rohingya han huido a través de la frontera desde Myanmar hasta la vecina Bangladesh desde que comenzó una oleada de violencia en agosto.

MIRA: «Sería bueno que yo también me muera»: la violación sexual como arma de guerra contra los rohinyás en Myanmar

Los activistas y aliados rohinyá habían pedido al papa que se refiriera a los rohinyás por su nombre, término que el gobierno de Myanmar se niega a reconocer, cuando visitaba la vecina Myanmar a principios de esta semana.

«Queridos hermanos y hermanas, todos estamos cerca de ustedes. Su tragedia es muy dura, muy grande. Les damos un lugar en nuestros corazones. En nombre de todos, de aquellos que los persiguen, de quienes los lastiman, y especialmente de la indiferencia del mundo, pido perdón. Perdónennos. Muchos de ustedes me hablaron sobre el gran corazón de Bangladesh, que les ofreció refugio. Ahora apelo a su corazón para que nos den el perdón que les pedimos. Mostremos al mundo lo que el egoísmo mundial puede hacer. Continuemos ayudándoles, trabajemos para que sus derechos sean reconocidos y respetados. Queridos hermanos y hermanas, el cristianismo nos enseña que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. No cerremos nuestro corazón. La presencia de Dios hoy también se llama Rohingya», dijo el papa.