Inicio CULTURA Los teléfonos inteligentes están matando la fotografía

Los teléfonos inteligentes están matando la fotografía

43
0
Compartir

El cineasta y fotógrafo Wim Wenders acusa a los smartphones de la desaparición de este arte.

“Creo que ahora todo el mundo es fotógrafo. Tomamos billones de fotos, por lo que la fotografía está más viva de lo que ha estado jamás, y al mismo tiempo más muerta que nunca”, así opina el destacado cineasta, dramaturgo, escritor y fotógrafo alemán Wim Wenders.

El director de París, Texas y Cielo sobre Berlín reflexionó en un vídeo de minuto y medio -producido por la cadena BBC- sobre la situación actual de la fotografía. El realizador tiene la teoría de que la defunción de este arte viene dada porque todos sacamos fotografías para acumularlas sin sentido, y la mayoría de las veces para ni siquiera volver a verlas. Y no hablemos ya de imprimirlas en papel. “El problema con las fotos de los iPhones es que nadie las ve después. Ni siquiera la gente que las hace las mira después”, indica.

De igual manera, tampoco ve la gracia en la proliferación de filtros y aplicaciones, por verlas innecesarias. “Sé por experiencia que cuanto menos tienes, más creativo puedes llegar a ser”, señala el Wenders.

Selfi no es fotografía

Y aunque confiesa que, por supuesto, él también se hace selfis, dice no considerarlos como fotografía, ¿acaso se puede considerar fotografía mirarse al espejo? Tampoco entiende el exceso de retoque fotográfico. “Los filtros: cuanto menos tienes, más creativo te vuelves. No es precisamente un signo de creatividad que puedas darles tantas ‘vueltas’ a las fotos”, afirma.

“Esto ha hecho perder a la fotografía su sentido originario: el de mostrar la realidad como un paso más a la pintura. Todos somos conscientes ya de que cada vez que vemos una foto, hay un trabajo digital detrás”, argumenta el director de cine.

Para finalizar su interesante discurso, Wim nos lanza un desafío: el de buscar una palabra que defina esta nueva actividad que tanto se parece a la fotografía, pero que no lo es.