Inicio EDUCACIÓN El día que no se aplicó el ‘otorongo no come otorongo’

El día que no se aplicó el ‘otorongo no come otorongo’

112
0
Compartir

La Justicia no ha aplicado la triste divisa, “Otorongo no come otorongo”. Cuatro jueces del Callao serán sometidos a prisión preventiva, en cuanto puedan ser capturados.

La Justicia peruana ha impuesto prisión preventiva de 36 meses a cuatro magistrados de la Corte del Callao. El juez Hugo Núñez Julca ha acogido los argumentos de la Fiscalía que halló indicios de graves cargos criminales: soborno, tráfico de influencia, pertenencia a la organización criminal denominada Los Cuellos Blancos del Puerto.

Se reprocha a los jueces haber actuado en relación con el presidente de la Corte Superior Walter Ríos, detenido, y con el juez supremo César Hinostroza, quien corrompió a funcionarios para huir del país antes de ser capturado en España. Puesto que los cuatro jueces sometidos a la prisión preventiva no asistieron a la audiencia, el juez ha solicitado su captura dentro o fuera de nuestro país.

La decisión judicial es alentadora porque permite confiar en que una investigación iniciada por delitos de narcotráfico está avanzando. Y alienta también porque en este caso ya no se aplica el viejo reflejo corporatista que lleva a no “incomodar” nunca a los colegas, lo que en la vida política se resume con una fórmula lapidaria inspirada del reino animal: “Otorongo no come otorongo”.

Esa nueva actitud, junto a las diligencias fiscales en Brasil y la creación de la Junta Nacional de Justicia permiten esperar que se concretice una verdadera reforma de la Justicia. Es decir que los ciudadanos podamos confiar en las decisiones de la Justicia, lo que equivale a decir que nuestros derechos se hallan garantizados.

Multas a bancos

Otra decisión judicial constituye una señal de los tiempos que vivimos. En este caso, es la Justicia francesa que ha impuesto una multa récord a uno de los principales bancos europeos, Unión de Bancos Suizos, UBS. Se reprocha a UBS haber incitado a 38,000 contribuyentes franceses a abrir cuentas ocultas en Suiza, favoreciendo la evasión de impuestos y perjudicando la lucha contra el blanqueo.

La multa se eleva a 4,200 millones de dólares, el equivalente de las utilidades anuales de ese banco implantado en los cinco continentes. Los jueces franceses han reconstruido mecanismos de seducción a clientes que incluían boletos para disponer de emplazamientos de lujo del torneo de tenis Roland Garros, en la Opera de París o pasar fines de semana en refinados hoteles normandos. La investigación ha tomado siete años, pero puede marcar un hito en las relaciones de un Estado con un banco internacional domiciliado en Ginebra.

Cumbre contra la pederastia

La demanda de transparencia y el repudio a la impunidad se han acentuado en las sociedades modernas, en las que las tecnologías de la información permiten conocer mejor el comportamiento de las instituciones y hacer público lo que la inercia de los poderes tendía a mantener bajo secreto. Es en este contexto que laIglesia Católica inicia hoy una conferencia Internacional sin precedentes, consagrada a “La protección de los menores”.

Participan en ella los presidentes de las Conferencias de Obispos de 114 países, por lo que nuestro país estará representado por Monseñor Mario Cabrejos. Junto a ellos sesionarán hombres y mujeres que dirigen congregaciones religiosas, así como altos funcionarios de la Curia romana. En la conferencia de prensa introductoria, el portavoz del Vaticano insistió en la voluntad del Papa deescuchar los testimonios del terreno y dar la palabra a las víctimas.

Entre los prelados especializados en el tema destaca el Obispo de Malta, Charles Scicluna, quien fue encargado de investigaciones independientes en Chile, que condujeron a la renuncia de todos los obispos de ese país. Monseñor Scicluna se reunió con el periodista peruano Pedro Salinas, víctima de abusos psicológicos y físicos.

También ha quedado establecido que la Iglesia no reconoce que haya una conexión entre la homosexualidad y el maltrato a menores. El Papa Francisco ha centrado su crítica en el abuso de poder ejercido por algunos clérigos. Y sostuvo: “Ante las abominaciones la Iglesia no escatimará esfuerzos”.